Publicado por:

A todas las edades es importante tener en cuenta los diversos aspectos de prevención de la esterilidad. Ya desde la vida intrauterina es posible el diagnóstico de algunas patologías que podrían implicar la fertilidad en el futuro recién nacido. El diagnóstico prenatal en la actualidad puede detectar precozmente anomalías que podrían afectar la fertilidad más adelante.

En el momento del nacimiento es importante una detallada exploración del recién nacido encaminada a la detección de anomalías fenotípicas y/u orgánicas.

En el recién nacido varón hay que descartar criptoquidias (falta de descenso del testículo) o anorquias (ausencia de testículos) que podrían ser una causa de esterilidad irreversible. El testículo es un órgano que tiene que estar fuera del cuerpo porque no soporta la temperatura corporal. En el caso de la criptorquidia, un tratamiento precoz es totalmente eficaz para prevenir una esterilidad masculina en el futuro.

En lo que respecta a las niñas, a lo largo de su desarrollo la edad de la menarquia o primera regla y el posterior ritmo menstrual pueden sugerir anomalías funcionales u orgánicas que deberían ser en algunos casos tratados precozmente para prevenir la esterilidad.

¿Quieres más información sobre el Instituto Canario de Infertilidad (ICI)?

El conocimiento es clave en la prevención de la esterilidad

A cualquier edad reproductiva los hábitos y educación en general y especialmente sexual, son fundamentales para prevenir diferentes situaciones adversas para la fertilidad como las infecciones de transmisión sexual (ETS) y los embarazos no deseados que pueden abocar en abortos repetitivos que más adelante contribuirían a patologías que podrían generar infertilidad. Por esta razón, el uso correcto y dirigido de los métodos anticonceptivos es esencial para la prevención de la esterilidad.

En la edad adolescente es muy importante divulgar y enseñar los aspectos básicos de la fisiología de la reproducción, insistiendo en la importancia de la edad para la fertilidad en general y la femenina especialmente. El desconocimiento de estos aspectos puede llevar a la mujer y al hombre a una mala gestión de sus códigos biológicos.

En la mujer el climaterio, que se caracteriza por una involución ovárica, comienza a partir de los 35 años. Esto quiere decir que a partir de esa edad los ovarios comienzan a tener un descenso en el número de los óvulos y un empeoramiento de su calidad. Esta situación incide en una disminución de las probabilidades de embarazo, un aumento de la tasa de aborto y un aumento de la frecuencia del síndrome de Down.

En definitiva, la información en general puede prevenir muchas situaciones de esterilidad ya que existen profesiones y hábitos que pueden deteriorar la función gonadal.

¿Quieres más información sobre el Instituto Canario de Infertilidad (ICI)?

¿Hay profesiones con mayor riesgo de afectar a la esterilidad?

Existen determinadas profesiones que pueden afectar a la fertilidad. Conociendo los riesgos de algunas profesiones también podemos prevenir la esterilidad. Por ejemplo, todas las profesiones que requieren la cercanía de una temperatura elevada como los cocineros que están trabajando tras un fuego todo el día o los chóferes que reciben un calor exagerado por estar expuestos al calor del motor muchas horas. Estas situaciones pueden producir esterilidad porque la temperatura elevada afecta a los testículos y esto puede a la larga dañar la producción de espermatozoides lo que supone un riesgo laboral.

Dr. Ali Mashlab del Rosario

Especialista en Ginecología y Obstetricia.
Experto en reproducción asistida.
Director del Instituto Canario de Infertilidad

Comentarios

comentarios

Cerrar